jueves, 21 de mayo de 2015

Intolerancia al amor.

Para muchos es una realidad que su casa de estudios poco a poco se convierte en tu segundo hogar. Son tantas las horas que en ella pasas que hasta posiblemente te preocupes por su cuidado. Puedo decir que soy afortunado por tener la posibilidad de estar estudiando en una de las mejores universidades del país, donde indudablemente la preparación brindada es de alto nivel. Pero aún así, gracias a la conocida crisis que actualmente se vive en Venezuela, muchas universidades no escapan de la realidad que en la calle el venezolano a diario vive. El principal problema que dentro de la universidad se vive es la alta delincuencia, nos vemos atacados por ellas de manera directa e indirecta. Muchas aulas de clases se encuentran en estado tétrico por la falta de equipos que se considera esencial para los estudiantes, gracias a los robos que frecuentemente ocurren en ella.
Sin embargo algunas “autoridades” han preferido desviar su atención a lo realmente necesario. Hay quienes se han preocupado por atacar, humillar y amenazar a personas que estén haciendo cosas —según ellos indebidas— como dar mostrar afecto de manera pública a quienes quieren, sólo por su condición sexual.

Hoy mientras me encontraba muy cariños con quien considero “una nueva luz” jugueteando, bromeando y sobretodo disfrutando de nuestros pequeños momentos juntos tres personas quisieron atacarnos por mostrarnos cariñosos juntos. Uno de ellos aseguraba ser “El jefe de la seguridad de la universidad” mientras que los otros eran “jefes en la directiva estudiantil”. Estos señores aseguraban que ser cariñoso o amoroso con tu pareja abiertamente homosexual era un delito para nuestro país, pues según ellos eso a algunas personas le incomodaba. Sin embargo en todo el rato que estuvimos ahí nadie siquiera nos miró mal.

Lo que realmente me molestó fue como estas personas han preferido atacarnos verbalmente a nosotros por ser personas que han “decidido” querer a quienes ellos creen es delito, mientras que en la universidad muchas personas consumen droga delante de todos, otros roban y dañan las instalaciones estudiantiles. 

Es sinceramente desmotivador que debas esconderte para demostrarle amor a quien quieres, mientras muchas personas realizan actos de violencia frente a todas las personas. Mientras unos matan, golpean libremente sin ser perseguidos por estas “autoridades”¿yo debería esconderme para poder darle un beso a quien de verdad me gusta? ¿es eso justo?

Nuestro problema es que somos intolerantes a lo diferente que NO hace daño. Es injusto que estas personas nos ataquen constantemente por ser lgtb, cuando mayores problemas hay en el mundo. Es injusto pensar que “elegimos” ser homosexuales, cuando lo único que sí se elige es ser plenamente homofóbico. Nunca entenderé por qué sembrar odio en vez de respetar y cultivar amor.